China se posiciona en el “boom” del cannabis.

Dos regiones en China están liderando el cultivo de cannabis para la producción de CBD. Aunque el CBD no ha sido autorizado para el consumo en China, estas regiones han obtenido autorización para cultivar y vender el producto. La primera empresa en China en obtener el permiso para extraer el CDB fue Hanma Investment Group, y el presidente, Tan Xin, dio una declaración que dice: “Tiene un gran potencial”.

Con la creciente demanda mundial de productos de cannabidiol (CDB), China se está apresurando a abastecer este mercado internacional. La filial de Hanma, Hempsoul, en la capital de la provincia de Yunnan, cultiva más de 1,600 acres de cáñamo que se usa para extraer aceite y cristales en una fábrica que abrió hace dos años.

China tiene una larga historia de tener políticas duras contra el cannabis y solo cedió al cáñamo industrial en 2010, permitiendo la producción solo en la provincia de Yunnan. Con un clima ejemplar para el cultivo de cannabis, Hempsoul es una de las cuatro compañías en Yunnan que ha recibido licencias para procesar el cáñamo para el cannabidiol. Un total de 36,000 acres están actualmente bajo cultivo.

A medida que la industria sigue creciendo, la inversión ha estado entrando rápidamente en esta provincia y la financiación no ha sido un problema. En febrero, la provincia otorgó una licencia a tres subsidiarias de Conba Group, una compañía farmacéutica con sede en la provincia de Zhejiang. En 2017, Heilongjiang, una provincia a lo largo de la frontera noreste de China con Rusia, se unió a Yunnan para permitir el cultivo de cannabis, lo que la convierte en la segunda provincia de China en unirse a la fiebre de cannabis. Jilin, la provincia vecina, dijo este año que también se movería para hacerlo. Esta ráfaga de anuncios hizo que las acciones de las compañías se dispararan en las bolsas chinas.

A partir de ahora, China permite la venta de semillas de cáñamo y aceite de cáñamo y el uso de CBD en cosméticos, pero aún no ha aprobado el uso de cannabidiol en alimentos y medicamentos. Entonces, hasta que las regulaciones cambien en China, la mayor parte del producto (varias toneladas) se venderá internacionalmente. Tan, el presidente de Hanma, dijo que creía que solo sería cuestión de tiempo antes de que China permitiera la ingestión de CDB y Hanma Investment ha adoptado una visión global del mercado al adquirir una planta de extracción en Las Vegas y planear otra en Canadá.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *